Previsión para los próximos días        

 

   

martes, 28 de mayo de 2013

¡Qué te parece!




Hola amigos, bueno pues empieza la cuenta atrás, faltan menos de dos días para el inicio de la Quixote LEGEND Trail Race Stages, en la histórica ciudad de Alcaraz. Carrera a pie por montaña que recorrerá 166 kilómetros en tres etapas, alternando sendas, caminos y pistas forestales, superando un desnivel positivo acumulado de 7.975 metros.

Como ya os conté, con ocasión del inicio de este modesto blog, me inicié en el mundillo este de las Ultras de montaña con algo que para los grandes ruteros les puede parecer nimio pero no a un profano; la Maratón Sierra de Espadán de este pasado mes de febrero. Un mes después, “me metí pa el cuerpo, así como si no quiere la cosa” La Perimetral de Benissa; carrera épica, donde creo que hice honores para recoger el “Carnet de Corredor de Montaña”, percatándome de algo que a los más curtidos les puede parecer obvio pero que los neófitos tenemos que descubrir y es que: en estas lides el mayor enemigo es uno mismo. “De mes en mes…” y voy a por la segunda, en esta ocasión la “I EvoluTion Trail” en Moratalla; ya iba yo guardando en el zurrón y con las orejas tiesas, aunque alguna intenté, pero escamado “del baño” de Benissa, preferí pecar de prudente y fui en todo momento más expectante por mi "EvoluTión", sabiendo que era ahí donde tenía a mi principal aliado o enemigo para próximos retos.

Ya estaba decidido, correría “El Trail Solidari Ciutat d’Alcoi”, la “Pujada al Motcabrer” en la misma ciudad de Alcoy, y me pasaría a la bici de carretera, con los enemigos de “La Peña Pedal Ibense” ya que me empezaba a saturar de tanta montaña en soledad. Es este uno de los inconvenientes que he encontrado en esto de las largas distancias, que resulta difícil encontrar compañero de entrenos y más aún de carreras -gran apoyo en este terreno, el de mi can “jabalines”-. Quizás sea ese el nexo de los que nos aficionamos a estas locuras, la segregación a los que nos somete esta disciplina.

Pues no, creo que por suerte, recibí la invitación para participar en esta aventura; que sin duda para mi lo será. Acababa de terminar el “Trail Solidari”, y a escasas tres semanas comenzaba nuevamente el festival de kilómetros, bueno, da igual, yo ya había comenzado a dar pedales, un finde vuelta a Ibi-Pego-Vall d’Ebo, al siguiente más de lo mismo, este último, ciento treinta kilómetros y más de dos mil metros de desnivel +, al día siguiente la carrera de montaña “Subida al Montcabrer”, y ahora a preparar el petate para salir hacía Alcaraz.

Estaba en esas, cuando pensé que podía plantear a los ociosos visitantes de este modesto rincón literario, la posibilidad de hacer pronósticos sobre las posibilidades que atisban en este vulgar corredor popular, respecto a la empresa que tiene presente acometer, y con el fin de que tuvieran la máxima información para aventurar su juicio, es por lo que he ampliado inicialmente mi relato en pos de mostrar la preparación previa, y ahora, señalar que si algo he aprendido en esta breve andadura, es que hay que tener un sistema, el que sea, pero uno, no se puede salir a correr ocho o diez horas a la aventura –aunque parezca una paradoja- y en esta línea sigo trabajando el sistema de intruducción al minimalismo, que ya expongo en mi artículo “Paso de Controles”. Por ello, voy a seguir utilizando el mismo calzado de estas dos últimas Ultras; sin controles, ni protección, ni rollos tecnológicos de detección de piedras –la que pise que se joa. Una mochila comprada en los saldos del “Decatlon” y la ropa patrocinada por “Autoescuela San Jorge”. También me he dado cuenta, que detrás de mi, y con peor cara, entraban otros con atuendo bastante más elitista –supongo que esta forma de pensar será uno de los efectos adversos del uso y abuso de calzado minimalista, porque otros no los tengo, o bien la intención de no caer en la burbuja inflaccionista de correr y vivir por encima de mis posibilidades, ¡vamos, que me estoy preparando para dentro de nada dejar de comprar calzado, a ver si llego a fin de mes!.

Bueno ante todo, agradeceros vuestra inestimable colaboración para que pueda tener una perspectiva más objetiva de mis posibilidades reales, y de este modo valorar a su conclusión el resultado de esta aventura; que puede ser: ¡mira que te advertimos!, ¡pero tú qué te pensabas!; y todo ello, gracias al juicio que os requiero y agradezco de antemano.

Y unos días más tarde...

El resultado de la encuesta -ya cerrada- es que. ¡c..ño, si no ha votao nadie!. Gracias a los que sí lo han hecho, espero no haber defraudado.

lunes, 13 de mayo de 2013

Trail Solidari Ciutat d’Alcoi




“… y dile que he superado el cáncer.”

Fue en el Colegio de Las Carmelitas, cuando lo abandonábamos tras la ducha, al despedirme de aquellas dos voluntarias que de tan buen agrado nos recibieron y asesoraron a la llegada, y con la que me fotografié junto con el obsequio recibido como primer equipo local –un morito rechoncho, que henchido de orgullo grita eternamente “Sóc Alcoià”- ese fue el instante en el que Carmina, dejó de bromear y sonreír, mostrando un semblante que momentáneamente le evocó aquella dura etapa, con asomo de destellantes lágrimas en sus ojos, para que trasladara a un conocido común ese punto y aparte de su vida.
 
Fue un día de homenaje, recuerdo, sentimiento, por todos los que ya no están, y de apoyo a los que luchan, para que sea eso: un punto y aparte. De este modo comenzó la prueba, institucionalizando este recuerdo, con el protocolario minuto de silencio. Y… ¡por qué no! quizás fue ese mismo recuerdo, la fuerza que hizo bajar a las nubes y rendir pleitesía a los participantes, ya que tras la primera subida, quedaron a nuestros pies, mostrando un cielo azul y limpio, dejándonos maravillados a todos, a tal punto que era imposible no parar y simplemente observar.


Las mejores iniciativas son las que a todos nos pueden parecer descabelladas: organizar una casi Ultra de montaña, cuarenta y siete kilómetros y cuatro mil quinientos metros de desnivel acumulado, disfrazarla de Trail, añadir el inconveniente de concertar cuatro voluntades para poder participar y adornarla con la melaza pachanguera de solidaria. El resultado: ciento siete equipos (con cuatro componentes), deportistas de nivel reconocido, con salida y meta desde el corazón de la ciudad, “sponsor”, colaboradores, asociaciones locales y voluntarios volcados. Se nos podía haber ocurrido a cualquiera, pero casi todos lo hubiéramos descartado, menos a unos alcoyanos orgullosos de su tierra y más aún de sus gentes. ¡Enhorabuena!

La zona de Salida y Meta inmejorable, emblemática y genuinamente alcoyana, el recorrido no podía ser menos: subida al Preventori, Barranc del Sinc, Buitrera en el entorno del Parque Natural de la Sierra  de Mariola, El Salt, El Racó de Sant Bonaventura, Carrascal Fuente Roja, y para rematar el emblemático Molinar rebosante de agua.

Ya había dado publicidad al interés que tenía en participar en esta prueba deportiva, fruto de ello, recibí la llamada de Oscar ofreciéndome completar cuarteto junto con Carlos y mi tocayo Juanjo, ellos tres compañeros de salidas y entrenos, el foráneo yo; bueno todo lo que puede ser un vecino de Ibi, que de niño lo llevan “a los médicos”, de adolescente para ir “de marcha” (haciendo autostop en la Beniata, ya que lo de “Fernando Rey” estaba por venir), y que lleva años trabajando en esta localidad y mejor aún, entre sus gentes.

Quedaba solo el patrocinador, principalmente por el papel económico que desempeñaba en pro de la motivación de esta prueba, con propósito solidario de ayuda económica a asociaciones locales de familiares y enfermos de cáncer. No tuve que convencer a nadie, simplemente ofrecer esta posibilidad a Isabel, una mujer valiente y trabajadora, que orgullosa de su modesta “Autoescuela San Jorge” nos patrocinaría: ya tenía equipo, y además bendecido aunque solo sea en el nombre, de la figura más representativa de la idiosincrasia local.

Ni podía salir mal, ni podía esperar que la experiencia me resultara tan gratificante. Ya desde el inicio, en la Plaza de Dins (o como la conocemos en Ibi, en la Plaza de la Palomas), saludos a los numerosos amigos, compañeros del “Poc a Poc”, “Johnny y los tres montañeros”, Raúl del “Ricotec” y otros muchos ¡genial! La salida atronadora, sorprendido por el petardazo, que se encargó de prender el Sr. Alcalde, ¡y a correr! Ya en la subida por la calle Oliver, nos distanciábamos los tres equipos que a la postre fuimos los primeros en llegar a Meta con este orden: “Vipassana”, “Banyeruts Trails” y “Autoescuela San Jorge – Poc a Poc Alcoi”. Fue en la del Preventori, donde decidimos que de los tres, sobrábamos nosotros, prefiriendo adaptarnos a nuestro ritmo, y olvidarnos del resto. Estrategia que dependía de la consonancia de fuerzas de los cuatro, y que gracias a esfuerzo y pundonor, funcionó a la perfección.

Finalmente, ganadores absolutos: Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y “Asociació pel suport i ajuda en el tractament del Cancer” (SOLC). Y en gesto a la esperanza que representa, el más emotivo de los abrazos a Carmina.


video