Previsión para los próximos días        

 

   

lunes, 13 de mayo de 2013

Trail Solidari Ciutat d’Alcoi




“… y dile que he superado el cáncer.”

Fue en el Colegio de Las Carmelitas, cuando lo abandonábamos tras la ducha, al despedirme de aquellas dos voluntarias que de tan buen agrado nos recibieron y asesoraron a la llegada, y con la que me fotografié junto con el obsequio recibido como primer equipo local –un morito rechoncho, que henchido de orgullo grita eternamente “Sóc Alcoià”- ese fue el instante en el que Carmina, dejó de bromear y sonreír, mostrando un semblante que momentáneamente le evocó aquella dura etapa, con asomo de destellantes lágrimas en sus ojos, para que trasladara a un conocido común ese punto y aparte de su vida.
 
Fue un día de homenaje, recuerdo, sentimiento, por todos los que ya no están, y de apoyo a los que luchan, para que sea eso: un punto y aparte. De este modo comenzó la prueba, institucionalizando este recuerdo, con el protocolario minuto de silencio. Y… ¡por qué no! quizás fue ese mismo recuerdo, la fuerza que hizo bajar a las nubes y rendir pleitesía a los participantes, ya que tras la primera subida, quedaron a nuestros pies, mostrando un cielo azul y limpio, dejándonos maravillados a todos, a tal punto que era imposible no parar y simplemente observar.


Las mejores iniciativas son las que a todos nos pueden parecer descabelladas: organizar una casi Ultra de montaña, cuarenta y siete kilómetros y cuatro mil quinientos metros de desnivel acumulado, disfrazarla de Trail, añadir el inconveniente de concertar cuatro voluntades para poder participar y adornarla con la melaza pachanguera de solidaria. El resultado: ciento siete equipos (con cuatro componentes), deportistas de nivel reconocido, con salida y meta desde el corazón de la ciudad, “sponsor”, colaboradores, asociaciones locales y voluntarios volcados. Se nos podía haber ocurrido a cualquiera, pero casi todos lo hubiéramos descartado, menos a unos alcoyanos orgullosos de su tierra y más aún de sus gentes. ¡Enhorabuena!

La zona de Salida y Meta inmejorable, emblemática y genuinamente alcoyana, el recorrido no podía ser menos: subida al Preventori, Barranc del Sinc, Buitrera en el entorno del Parque Natural de la Sierra  de Mariola, El Salt, El Racó de Sant Bonaventura, Carrascal Fuente Roja, y para rematar el emblemático Molinar rebosante de agua.

Ya había dado publicidad al interés que tenía en participar en esta prueba deportiva, fruto de ello, recibí la llamada de Oscar ofreciéndome completar cuarteto junto con Carlos y mi tocayo Juanjo, ellos tres compañeros de salidas y entrenos, el foráneo yo; bueno todo lo que puede ser un vecino de Ibi, que de niño lo llevan “a los médicos”, de adolescente para ir “de marcha” (haciendo autostop en la Beniata, ya que lo de “Fernando Rey” estaba por venir), y que lleva años trabajando en esta localidad y mejor aún, entre sus gentes.

Quedaba solo el patrocinador, principalmente por el papel económico que desempeñaba en pro de la motivación de esta prueba, con propósito solidario de ayuda económica a asociaciones locales de familiares y enfermos de cáncer. No tuve que convencer a nadie, simplemente ofrecer esta posibilidad a Isabel, una mujer valiente y trabajadora, que orgullosa de su modesta “Autoescuela San Jorge” nos patrocinaría: ya tenía equipo, y además bendecido aunque solo sea en el nombre, de la figura más representativa de la idiosincrasia local.

Ni podía salir mal, ni podía esperar que la experiencia me resultara tan gratificante. Ya desde el inicio, en la Plaza de Dins (o como la conocemos en Ibi, en la Plaza de la Palomas), saludos a los numerosos amigos, compañeros del “Poc a Poc”, “Johnny y los tres montañeros”, Raúl del “Ricotec” y otros muchos ¡genial! La salida atronadora, sorprendido por el petardazo, que se encargó de prender el Sr. Alcalde, ¡y a correr! Ya en la subida por la calle Oliver, nos distanciábamos los tres equipos que a la postre fuimos los primeros en llegar a Meta con este orden: “Vipassana”, “Banyeruts Trails” y “Autoescuela San Jorge – Poc a Poc Alcoi”. Fue en la del Preventori, donde decidimos que de los tres, sobrábamos nosotros, prefiriendo adaptarnos a nuestro ritmo, y olvidarnos del resto. Estrategia que dependía de la consonancia de fuerzas de los cuatro, y que gracias a esfuerzo y pundonor, funcionó a la perfección.

Finalmente, ganadores absolutos: Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y “Asociació pel suport i ajuda en el tractament del Cancer” (SOLC). Y en gesto a la esperanza que representa, el más emotivo de los abrazos a Carmina.


video





No hay comentarios:

Publicar un comentario